El viejo y el mar, Ernest Hemingway

elviejoyelmar-hemingway-elpais

Me imaginaba lo peor pero a fin de cuentas esa obra maestra me dejó igual que el viejo Santiago El Campeón: con un soplo, él del sueño en la almohada. Ese suspiro de alivio de la última página trae consigo los colores, luces, vistas y sensaciones evocadas a lo largo de una aventura en pleno mar abierto. La mar. Un viaje con sabor a sal, brisa, silencios, angustias, voces y azules.

En El viejo y el mar, los peces no solamente son animales bellos y peligrosos sino que son seres llenos de tonalidades, tan resistentes e luchadores como el Hombre. Más allá de un desafío físico y mental con un pez, el mar y uno mismo, Hemingway nos cuenta con una gran belleza y pasión lo que le importa a un viejo cuando se avecina el final: sus logros y derrotas en la vida.

Así empieza:

Era un viejo que pescaba solo en un bote en el Gulf Stream y hacía ochenta y cuatro días que no cogía pez. En los primeros cuarenta días había tenido consigo a un muchacho. Pero después de cuarenta días sin haber pescado, los padres del muchacho le habían dicho que el viejo estaba definitiva y rematadamente salao, lo cual era la peor forma de la mala suerte, y por orden de sus padres el muchacho había salido en otro bote que cogió tres buenos peces la primera semana.

Mi pasaje favorito:

Decía siempre la mar. Así es como le dicen en español cuando la quieren. A veces los que la quieren hablan mal de ella, pero lo hacen siempre como si fuera una mujer. Algunos de los pescadores más jóvenes, lo que usaban boyas y flotadores para sus sedales y tenían botes de motor comprados cuando los hígados de tiburón se cotizaba altos, empleaban el artículo masculino, le llamaban el mar. Hablaban del mar como de un contendiente o un lugar, o aun un enemigo. Pero el viejo lo concebía siempre como perteneciente al género femenino y como algo que concedía o negaba grandes favores, y si hacía cosas perversas y terribles era porque no podía remediarlo. La luna, pensaba, le afectaba lo mismo que a una mujer.


Título original: The Old Man and the Sea

Autor: Ernest Hemingway (1899-1961)

Páginas: 143

Precio:

Editorial: El País, 2002

Something to say?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s