Bajo el signo de Marte, Fritz Zorn

fritz-zorn-bajo-signo-marte-anagrama

Tenía ganas de leer una novela bonita, con o sin historia de amor, y que no fuera demasiado torturada. Pero elegí Bajo el signo de Marte, que resulta ser el relato más torturado que haya leído. En esta autobiografía, Fritz Zorn intenta aclararse sobre el origen de la enfermedad que lo está matando: el cáncer. Para ello, nos lleva hasta la intimidad de su traumática infancia burguesa en la ciudad suiza de Zurich, dónde su alma se enfermó hasta su muerte. Aunque suena paradójico, el cáncer fue su salvación porque de su pasado no consiguió librarse.

¿Hasta que punto la educación recibida por nuestros padres influye en nuestro porvenir? Como quién se prepara a morir, Fritz Zorn se somete a un largo y detallado examen de introspección haciendo las cuentas de sus pequeñas frustraciones, fallos de educación y sentimientos. Mientras los estudia, nos demuestra que su infancia, supuestamente armoniosa, lo predestinaba a un futuro desequilibrado y enfermizo. En esta lúcida confesión el autor analiza su pasado, presente y posible futuro, tratando de explicarnos por qué la educación burguesa que le dieron sus padres tiene – en gran medida – la culpa de su cáncer. Dicho así suena tan fatalista como una tragedia griega en la cual el protagonista está destinado a morir.

Al principio me causó mucha curiosidad, luego admiración y empatía, y finalmente sentí cabreo. Porque creo en lo que dijo Jean-Paul Sartre: “Más allá de lo que soy por herencia y de lo que hicieron de mí por el entorno y la educación, está lo que hago con lo que soy y lo que hicieron de mí”. El libro me transmitió la esencia de su autor cuyo apellido real era Angst, lo que en alemán significa algo así como miedo, angustia, ira.

A todos los que sufren cáncer, de lejos o de cerca, NO os recomiendo esta novela porque por muy humana que sea, es muy triste y determinista. Seguramente haya algo de cierto en que el cáncer sea una enfermedad no solo física sino del alma. Yo misma me hice esa reflexión cuando en 2009 redactaba mi proyecto final de master en periodismo sobre este tema. Como decían los padres de Fritz Zorn, “es complicado”.

Lo único verdaderamente bonito de este libro, además de su prosa atrapante, es la voluntad moral de un autor que intenta comprenderse a través de la escritura. Es un alivio saber que Fritz Zorn se haya revelado contra su muerte, después de haber sido un espectador pasivo de su corta vida.

Así empieza:

Soy joven, rico y culto; y soy infeliz, neurótico y estoy solo. Provengo de una de las mejores familias de la orilla derecha del lago de Zurich, también llamada la Costa Dorada. He tenido una educación burguesa y me he portado bien toda mi vida. Mi familia es bastante degenerada, y probablemente también yo arrastre una notable tara genética y además esté dañado por mi entorno. Por supuesto, también tengo cáncer, cosa que se deduce automáticamente de lo que acabo de decir. Pero con el cáncer existe una doble relación: por una parte es una enfermedad corporal, de la cual probablemente muera en un futuro no muy lejano, pero que quizá pueda llegar a superar y a sobrevivir; por la otra, el cáncer es una enfermedad del alma de la que solo puedo decir: es una suerte que finalmente haya hecho eclosión.

Mi pasaje favorito:

Aunque todavía no sabía que tenía cáncer, yo hacía, intuitivamente, el diagnóstico correcto, porque según mi parecer el tumor estaba formado por “lágrimas tragadas”. Con lo que quería significar, más o menos, que todas las lágrimas que no había llorado y no había querido llorar durante mi vida se habían amontonado en mi cuello y habían formado ese destino: el de ser lloradas. Desde un punto de vista estrictamente médico, ese diagnóstico con ribetes poéticos no era, evidentemente, exacto: todos los sufrimientos acumulados que yo me había tragado durante años no se dejaban ya comprimir en mi interior; la presión excesiva los hizo explotar, y esa explosión destruyó el cuerpo.


Título original: Mars

Autor: Fritz Zorn (1944-1976)

Páginas: 302

Precio: 18 euros

Editorial: Anagrama, 2009 (Colección Otra vuelta de tuerca)

Something to say?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s