Leer en el metro, de pie, en hora punta

leer-metro-lectura-transporte-barcelona

En hora punta, leer de pie en el metro es pasar por un friki que quiere enseñar a esta marea de gente lo concentrado que está y lo lejos que está de hacer zapping de apps en su smartphone o tablet, como el 90% del vagón. En hora punta, abrir un libro en el metro es como meditar mientras estás en la cola del supermercado, y convencerte que está todo bien; que le sacas partido al tiempo perdido. Pero por mucho que quieras conectar con tu yo, los demás te superan.

Esto significa no tener asiento – excepto si llevas bastón o bebé-: aguantar bolso, chaqueta y libro a la vez (paraguas mojado y bolso extra para el tupper, si hace falta) mientras te agarrás con un dedo anular doblado a una barra llena de sudor; escuchar tu propia voz leyendo, las historias de la gente a tu alrededor, la música que sale de tu smartphone, además del reggaeton que escucha a toda hostia tu vecino. Tú también subís el volumen lo más fuerte posible pero no demasiado para dejarte un margen de interrupción y escuchar los “¿Bajas?” que te susurran los más impacientes al acercarse a su estación.

Te aplastan los pies, te pica la rodilla pero no te puedes rascar porque de lo contrario tu cara acabaría entre los pechos de esa mujer que respira fuerte con su nariz hundida en esta maldita página que no conseguís terminar, te duelen los lumbares, una panza enorme aprieta tu espalda, tus antebrazos empiezan a tener marcas rojas por el peso de tu bolso, huele a perfumes, sudor y bocadillo de fuet, y encima te pisan el pelo con sus espaldas (si lo tienes largo y suelto). Pasar página nunca fue tan difícil.

Sin asiento y en hora punta, leer en el metro es inútil. Mejor hacer como todo el mundo: sacar tu smartphone y esperar la salida de este túnel para pillar el 3G y contestar al mensaje de WhatsApp pendiente, como hace el 90% del vagón. Por eso será que todos van la cabeza agachada hacia una pantalla luminosa. Cabe en una mano, es ligero y tiene todo tipo de entretenimientos para que viajar de pie en hora punta resulte aburrido y alienante. Porque leer las noticias desde tu smartphone es lo último que se te ocurre. Allí sí que estás súper friki. Bueno, no sé, ya lo hice, pero lo cierto es que prefiero leer algo que no sea online porque al salir de este vagón, me esperarán largas horas delante de dos pantallas de ordenador. Prefiero las dos páginas de un libro abierto.

¿Y tú, cuéntame cómo es leer en el metro?

metro-barcelona

Share your opinion !

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s