Nací con ojeras

ojeras-nacimiento-hereditarias

Todo empezó cuando decidí meter algo en mi nevera que no sea algo de comer o de beber. Decían que el efecto frío de un aplicador de acero era bueno para refrescar el contorno de ojos y deshinchar las bolsas. Y me lo creía. Decían también que al aplicar el corrector de ojeras se tenía que pintar un triángulo debajo del ojo, más una rayita en la esquina exterior y una puntita en el párpado. Y me lo creía. Pero antes de aplicar un iluminador y un tapa ojeras, decían que hacía falta usar una crema específica para el contorno de ojos, porque la piel de esta zona es muy fina y frágil. Y me lo creía. Así es como me convertí en una junkie de los productos mágicos en un intento desesperado por camuflar esas ojeras que me miran cada día en el espejo desde que nací. Tres pasos y soy otra.

No recuerdo haber visto a mi padre fuera de las fotos en las que aparece. En alguna, el día de su comunión, su mirada es tan oscura que se parece a un satánico vestido de blanco. Además de legarme su contorno de ojos, me hizo blanca para que las venas azules que cruzan mis ojeras se vean con total transparencia. Exquisito. Gracias papá. Ya soy experta en el arte de aplicarme corrector con pincel profesional. No uso gafas polarizadas como tú. Hasta estuve a punto de comprarme esas gotitas azules de la publicidad para hacer resaltar el blanco del ojo y tener una mirada fresca. ¿Te lo puedes creer? Yo a veces me imagino que las ojeras dan un toque de charme y de misterio. Dan profundidad. Nunca mejor dicho.

Desde que soy freelance, trabajo con mis ojeras naturales puestas y reservo mi ritual de maquillaje para dar la cara al mundo. Quisiera reconciliarme con mis ojeras, hacer como si no existiesen como cuando era una adolescente. Pero, ¿acaso es posible? ¿Desde cuando la gente se obsesiona por sus ojeras? ¿Que pasó para que una mujer se resigne a gastar dinero en un kit de camuflaje para ir a la oficina? ¿Qué pasa con la mirada? Lo refleja todo, sí. Y eso es lo bonito.

2 thoughts on “Nací con ojeras

  1. es tan cierto… tengo 17 años y tengo ojeras desde los 9 años… he sufrido tanto por estas estúpidas cosas que de repente aparecieron… bajo tanto mi autoestima y lo sigue haciendo… y se me notan incluso despúes de las toneladas de maquillaje que uso… yo en cambio soy morena, y mis ojeras son súper oscuras, las odio, más por el hecho de que gracias a ellas me he cohibido socialmente…
    pensé que era la única en sentirme así… todo por este pedazo de vida que nos exige ser o aparentar ser hermosas

    Like

    • Hola Hannia. Disculpa la demora en contestarte. Yo creo que que cada una somos hermosas a nuestra manera y que la diferencia es lo que nos hace más bonita y especial. Estoy segura que un día aceptarás tus ojeras porque te habrás aceptado y amado a ti misma entera, con tus defectos y virtudes! Las seguirás odiando pero ya no tendrán la misma importancia. Mientras tanto, piensa en tus puntos fuertes, en lo que amas de ti y no te cohibes socialmente por eso, no vale la pena, sí ? Un abrazo.

      Like

Something to say?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s