Los amigos que salen a pasear en auto, Susan Orlean

susan orlean libro cronicas

Antes que nada, deciros que cada vez que pronuncio el apellido Orlean no puedo dejar de pensar en Orlan, una artista francesa que dejó su huella en mi memoria cuando era estudiante de Historia del arte por ponerse implantes de silicona en las sienes que la hacía parecer una extraterrestre. Orlan, con su performance, hacía una crítica a las normas de belleza y la cirugía estética. Susan Orlean, en cambio, no transforma la realidad sino que la retrata con detalle y sensibilidad. Las seis crónicas recopiladas en este libro, una edición exclusiva de la revista Etiqueta Negra, son el reflejo de un deseo que nos confía la propia escritora en su novela “El Ladrón de Orquídeas”: “Quiero saber qué se siente cuando algo te apasiona tanto”.

En la crónica “Los amigos que salen a pasear en auto”, Susan Orlean se propone descubrir que sienten los aficionados al cruising, un ocio nocturno que consiste en pasear lentamente en coche por las calles. Por ello, se traslada a la ciudad de Elkhart en Indiana, Estados Unidos, dónde entrevista al alcalde y adeptos a esta práctica americana. Lo que más me gusta de Orlean es que se sumerge en el tema sin ser el centro de atención sino una voz que indaga y cuenta una historia íntima. Mientras leía esta crónica, tenía la sensación de charlar en una acera de Elkhart con los cruisers apoyados en la ventana de su coche.

Lo mismo pasa con las otras cinco crónicas recopiladas en esta edición especial de Etiqueta Negra. “Un hombre de diez años”, “Perros Top Model”, “Jesucristo canta en un bus”, “El ladrón de orquídeas” (fragmentos de su libro) y “Campeonato mundial de taxidermistas” tienen en común un interés profundo por entender que se siente y que se piensa al tener 10 años, al concursar como perro en una exhibición, al ser un cantante de gospel que debe conseguir un bus para salir de gira, al coleccionar flores preciosas y al comercializar animales muertos.

En la adaptación cinematográfica de su libro “El ladrón de orquídeas”, el director Spike Jonze toma una distancia respecto a la historia original para enfocarse más en la relación que une a Susan Orlean con John Laroche, el coleccionista que está obsesionado con estas flores. Como a mi, a Spike Jonze le debe haber resultado fascinante la manera en que Susan Orlean se acerca a lo desconocido. Todos sus sentidos están puestos en descifrar una intimidad, pero el esfuerzo de la escritora no se refleja en datos ni en interrogatorios, Orlean se funde en el cotidiano que fluye como si fuese una charla con un amigo que nos cuenta sus secretos.

Mi pasaje favorito:

“Yo deseaba amar algo tanto como aquella gente amaba las plantas, pero no va con mi carácter. Creo que la gente de mi edad se siente incómoda con los excesos de entusiasmo y cree que volcar una pasión excesiva en algo es una ingenuidad. Creo que la pasión que yo tengo no me incomoda en absoluto: quiero saber que se siente cuando algo te apasiona tanto.” El Ladrón de Orquídeas (Editorial Anagrama, 2001).


Título original: Las versiones originales de estas crónicas fueron publicadas en revistas como Esquire, The New Yorker, Etiqueta Negra y en libros como “Saturday Night” (Simon & Schuster, 1990), “The Orchid Thief” (Random House, 1998), “El Ladrón de Orquídeas” (Anagrama, 2001).

Autor: Susan Orlean (1955)

Páginas: 109

Editorial: Julio Villanueva Chang, Editor Fundador de Etiqueta Negra

Fotografía en blanco y negro: Garry Winogrand

Something to say?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s