Ven a mi casa, vivo en Barcelona*

playa-barcelona-barceloneta

Barceloneta, Playa de Barcelona

Al principio solo era cuestión de algunas cajas, de bolsos de ropa y de objetos fetiches. La lámpara de mi mesita de noche era lo más grande que tenía. Tras años subiendo montañas cuesta arriba con mis zapatos de senderismo, soñaba con chapotear descalza el agua salada del mar y si era posible, desde la puerta de mi casa. Vivir en Barcelona rimaba con tener vistas al mar. En lugar de eso, he vivido en habitaciones tan grandes como un armario de escobas y con vista al ascensor. Ocho años después de mi llegada a la capital catalana, estoy a punto de empujar una lavadora y guardar ropa de casa para instalarme en pareja, en un bonito piso con vista al cielo para saludar a las gaviotas. Repaso sobre seis mudanzas, seis direcciones, seis epopeyas.

  • Alquilar un piso en Barcelona

Era oficial, 2006 iba a ser mi año de estudios Erasmus en Barcelona. Todavía me veo diseccionando los anuncios del portal Loquo desde mi casita escondida en el corazón de los Alpes. Llegar incluso a considerar una reserva a distancia sin ni siquiera haber visitado el piso. Al final, todo se hizo a lo loco. Mi desafío: tres días para encontrar un alojamiento, reservarlo y volver en coche para desembarcar con todo mi bazar. El tiempo necesario para tener un detector de cabinas telefónicas – en aquella época, aún tenía un Nokia 3330 -, descifrar el mapa de la ciudad – los recién llegados pueden agradecer al grupo de Facebook de los Franceses y Francófonos de Barcelona – y aprender a hacer una frase que tenga sentido “Hola, me gusta la habitación, ¿cuando puedo visitar por favor?”.

Después de muchas visitas sin éxito, es en Gracia dónde solté mis maletas. Iba a vivir con Ana y Héctor, dos españoles, y Piti, el gato.

Con su armario lleno de pertenencias del propietario – don’t touch ! – y su micro ventana de barras polvorientas con vistas al pozo del ascensor, mi habitación de estudiante se parecía más a una despensa abandonada que a un paraíso mediterráneo. Pero Ana era dulce y tranquila, enseguida tuvimos feeling, habían pasado tres días y mi beca de estudiante no era el Gordo de Navidad. Había venido para un año Erasmus sin imaginar que iba a tomar raíces hasta cambiar de piso seis veces en ocho años.

rambla-barcelona-catalunya

Las Ramblas de Barcelona desde la estatua de Cristóbal Colón

  • Compartir piso en Gràcia en Barcelona

Gràcia es uno de los barrios más apreciados por los franceses que vienen a vivir en Barcelona. Sus calles estrechas con aires a pueblo, sus plazas soleadas dónde se disfruta leyendo en terrazas (Plaza del Sol), su vida nocturna, sus pequeñas boutiques, sus restaurantes y cafés con estilo, por no hablar de su proximidad con el centro son ventajas que lo hacen uno de los barrios más atractivos. Por haber vivido en cuatro direcciones diferentes (Monistrol, Bruniquer, Mozart, Torrent de les Flors), no puedo contradecir esta tendencia. De hecho, es el barrio que más conozco y amo. Seguramente por los recuerdos y porque siempre es agradable ir al cine Verdi, comer tapas en una terraza y acompañar a su familia a visitar el Park Güell.

Al vivir en Gràcia he aprendido también que la luz tiene su precio. En Barcelona, por mucho que el sol brille cada día, todo el mundo quiere luz en su casa.

Las calles estrechas y los edificios altos -sin hablar de los patios interiores- no siempre dejan entrar los rayos del sol, lo que puede llegar a ser frustrante. Excepto si uno vive en un ático o tiene suerte, pasa su vida afuera o no es exigente. Con el tiempo, aprendí también que la vida nocturna está bien, excepto cuando se quiere calma (en general). Que el Park Güell es precioso, pero que al vivir en una zona turística uno se acaba sintiendo un poco “turista” todo el año. Después de cinco años en Gràcia, anhelaba a más tranquilidad y era probablemente porque empezaba a sentir que ya no estaba simplemente de paso. Y Mr.Wonderful (el Amor) estaba a la otra punta de Gràcia.

park-guell-gaudi-barcelona

Park Güell de Antoni Gaudí

  • Vivir en Les Corts en Barcelona

Les Corts. El barrio dónde cuando te para un turista sabes de antemano que te va a preguntar “Camp Nou please?”, el estadio del FC Barcelona. Ya no me duermo con los ruidos de la caja del ascensor sino con los gritos de los aficionados, en su versión original. Mis paredes siguen siendo tan finas que parecen de cartón piedra y sigo sin tener calefacción, la instalación eléctrica deja que desear – uno de dos enchufes funciona y hay fichas del siglo pasado –, algunos vidrios tiemblan a la más mínima corriente de aire y las esquinas de ciertas ventanas se decrepitan un poco más con cada lluvia. Sí, pero (oui, mais) tengo una terraza gigante y un baño de luz natural en todo momento. Vivir en un ático es la leche. El mar está aún lejos de mi salón y mi piso no tiene nada de un interior IKEA. Pero la vida de barrio está guay aquí, es familiar, catalana, latina, hay de todo excepto –quizás- un poco de charme.

El lugar con más encanto que conozco es el Fragments Cafè ubicado en la Plaza de la Concordia, una zona que recuerda al ambiente de Gràcia con su iglesia, sus bancos y sus niños corriendo por todas partes.

Después de años compartiendo piso, adoptando una nueva dirección cada dos años y, en general, más de 20 mudanzas en casi 30 años, es hora de que me calme. No puedo creerlo pero me voy a instalar en un piso reformado, tan bello como las casas de mis amigas en Francia, en un piso “normal” dónde todo funciona incluso el agua caliente. Al dejar mi ático, no se procederá a ningún inventario y la reserva de mi futura vivienda se realizará en efectivo. Me acerco cada vez más a las montañas del Tibidabo pero créeme, ya estoy pensando en jubilarme junto al mar de Sitges, un pueblo mediterráneo con mucho encanto, situado a unos pocos kilómetros de Barcelona.

*Este artículo es la adaptación al castellano de Viens chez moi, j’habite à Barcelone publicado el 7 de abril del 2015 en la sección En français.

Share your opinion !

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s