Mi primera vez en el Camp Nou con el goal 500 de Messi

Mis ojos buscaban reconocer el andar despreocupado de Messi, la camiseta de Suárez, el bronceado natural de Neymar, la calvicie de Iniesta y la altura de Piqué. Nunca he sido una fanática del fútbol pero desde que vivo en Barcelona, me convertí en una culé más y desde hace unos meses, en una incondicional del nueve uruguayo. Tras años mirando partidos por la tele, ya sea en un bar, en casa de amigos con pizzas y empanadas o vía un página web gratis, ya no me bastaba haber visitado el Camp Nou y su museo tres veces : deseaba sentarme en las gradas del estadio más grande de Europa para ver a Messi de carne y hueso. El domingo 17 de abril del 2016, junto con mi hermano, canté el himno del Barça a pleno pulmón y tras haber perdido 1-2 contra el Valencia con el goal 500 de Messi, volví para casa con una sensación extraña. Todo había sido raro desde el principio.

Cuando aún no había empezado el partido, había llegado a la conclusión de qué nada sería como detrás de la pantalla. No iba a distinguir la textura de la piel de los jugadores, ni poder ver acciones repetidas, ni escuchar comentarios apasionados surgidos de una voz en off, ni aprovechar los encuadres que facilitan seguir la huella de la pelota.

En vez de gigantes del fútbol, veía hormigas moverse en un césped que me parecía diminuto. Tuve la sensación de presenciar el partido de cualquier chicos en un pueblo. El entrenador Luis Enrique gesticulaba a lo lejos como un director de orquesta en miniatura. Eché de menos una bufanda para abrigarme. Me quemé las manos de tanto aplaudir. Maldije. Vi como los balones llegaban al público y volvían para el césped. Conseguí distinguir con claridad las letras de la canción de “i si tot s’animen, guanyarem” que tanto gritan los hinchas en los bares.

A pesar de haber cumplido un sueño, de estar a pocos metros del mejor jugador del mundo, mi primer partido del Barça en el Camp Nou me dejó un vacío. Porque estoy acostumbrada a vivir la fiebre del fútbol desde el sofá mullido de una casa o la silla de madera de un bar arrebatado, la experiencia de ir a la cancha me pareció menos excitante. Aunque hayamos ganado este partido, creo que seguiría pensando que no hay nada mejor como ver a los ojos y la sonrisa de Suárez desde la caja negra.

Para que nos entendemos mejor, he vuelto a casa con esa misma sensación que tuve tras un concierto de Björk. Ver y escuchar a mi cantante favorita en vivo me dejó la piel de gallina pero prefiero cantar encima de su voz en la intimidad de mi casa y ver a su cara desde un póster de papel glacé. En definitiva, prefiero completar la realidad de una experiencia pública con la realidad virtual de mi imaginación.

2 thoughts on “Mi primera vez en el Camp Nou con el goal 500 de Messi

  1. Antes que nada, me encanta cómo escribes 🙂 Me parece que el español no es tu lengua materna, y te desenvuelves en ella súper bien. Muy interesante lo que cuentas, es cierto que vivir en carne propia algo a lo que estamos acostumbrados ver a distancia es una experiencia totalmente distinta. Muchas veces, acostumbrarnos tanto a esta última provoca que las expectativas se eleven demasiado 😦

    Liked by 1 person

    • Hola Fernanda! Muchas gracias por tu mensaje que me hizo mucha ilusión porque yo también te leo y debo admitir que a veces guardo tus notificaciones de nuevos posts en “no leído” para leerlos más tarde con tranquilidad. Soy francesa pero me gusta leer y escribir en castellano, una idioma que me encanta. Resumiste muy bien aquella experiencia en el camp nou. Como decís, nos leemos =)

      Like

Something to say?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s