16 frases de París era una fiesta, Ernest Hemingway

paris era una fiesta-frases-critica-hemingway.jpg

Fue poco después de los atentados del viernes 13 de noviembre del 2015 cuando “París era una fiesta” se añadió a mi lista de deseos al Papá Noel. Mi madre me lo regaló junto al “Tratado sobre la tolerancia” de Voltaire, un libro que también renace de sus cenizas tras los atentados de Charlie Hebdo. Las 19 viñetas parisinas que componen esta obra de Ernest Hemingway me hicieron viajar en el París bohemio de los años 20, tras las huellas de un joven escritor pobre pero feliz, que disfruta de los pequeños placeres de la vida tal y como un café crème, un libro, un encuentro, un claro de luna… “Llegar a todo aquel nuevo mundo de literatura, con tiempo para leer en una ciudad como París donde había modo de vivir bien y de trabajar por pobre que uno fuera, era como si a uno le regalaran un gran tesoro”, escribe en “Evan Shipman en la Closerie”.

Continue reading

15 frases de Kitchen, Banana Yoshimoto

kitchen-banana-yoshimoto-frases-critica

“Creo que la cocina es el lugar del mundo que más me gusta. En la cocina, no importa de quién ni cómo sea, o en cualquier sitio donde se haga comida, no sufro.” Estas dos primeras frases de “Kitchen” me atraparon al instante. Enseguida pensé en Las Enseñanzas de Don Juan porque el primer paso para hacerse hombre de conocimiento es encontrar su sitio. Y me estoy dando cuenta, mientras escribo estas líneas, que yo misma me instalé en la cocina, cuando nunca había escrito en este cuarto. Huele a pastel de vainilla y tengo unas judías verdes en el fuego.

Continue reading

15 frases de Los Muchachos de Zinc, Svetlana Alexiévich

losmuchachosdezinc-frases-svetlanaalexievich-critica-libros

Svetlana Alexiévich. Aún no soy capaz de decir su apellido de memoria. Pero me encanta pronunciar su nombre. Mi primer encuentro con esta escritora fue a través de Goodreads, porque la bloggera peruana de Entre tazas de té había opinado sobre “La guerra no tiene rostro de mujer”. “De los mejores libros que he leído en mi vida, me atrevo a escribir. Alexiévich es una maestra, no hay más”, escribió. Enseguida añadí aquel libro de la Premio Nobel de Literatura 2015 a mi “TBR pile” (to-be-read). Me sentí atraída por su obra de la misma manera que una película me seduce por su título o su cartel, o como aquellas prendas que me dan un flechazo en el momento menos oportuno. El misterio y la emoción me enamoran. Resulta que mi chico tenía “Los Muchachos de Zinc” en casa, así que empecé por éste. Y no pude parar.

Continue reading

14 frases de Brújula, Mathias Énard

brujula-mathiasenard-frases

Jaimes, la librería francesa de Barcelona dónde hacia mis compras literarias en 2007, siempre está aquí para darme la sonrisa con un simple “bonjour” de entrada y todos sus lomos de libros franceses que me recuerdan a mi biblioteca de adolescente. De su voz dulce con ligero acento español, una joven librero me ayudó a elegir mi primer Énard. “Habladle de batallas, de reyes y de elefantes” ha tenido mucho éxito en Francia y me parece mejor para descubrir al autor. No te asustes por la densidad de informaciones al principio de Brújula, después la cosa se aclara”. Dudaba entre un Best-Seller 2010 y un Premio Goncourt 2015. Incapaz de tomar una decisión, me marché con ambos libros y es Brújula que abrió el baile. 448 páginas más tarde, he perdido el Norte.

Continue reading

14 frases de Las enseñanzas de Don Juan, Carlos Castaneda

ensenanzas-don-juan-carlos-castaneda-frases

Antes de recibir esta novela como regalo de San Jordi 2016, Don Juan siempre había sido para mi aquel héroe mujeriego de Molière, no existía ningún otro. Me extrañé por segunda vez cuando me contaron que nunca había quedado claro si Carlos Castaneda era peruano o brasileño, ni cuando había nacido. Las pocas referencias que tenía respeto a experiencias cognitivas con chamanes era la crónica “Viaje a través de la ayahuasca” de la escritora peruana Gabriela Wiener y un reportaje televisivo pésimo de Meritxell Martorell probando la “droga de la selva” durante 21 días en Cuatro. Mi única certeza era que si mi pareja quería compartir este viaje conmigo, no iba a ser cualquier alucinación.

Continue reading